martes, 15 de septiembre de 2015

Sálvate solo

ESCRIBE: BETO ORTIZ
-Yo estudié contigo, ¿te acuerdas de mí?- fue lo que le dije, con bravía emoción de fan enamorado, a la actriz Sofía Rocha el día en que la conocí. Si algo recuerdo de ese día es que aprendí que jamás hay que preguntarle a nadie “¿te acuerdas de mí?” porque lo más probable es que te respondan lo mismo que Sofía Rocha me respondió:
-No.
-Pero…estudiamos en el mismo colegio.
-¿Si? Qué raro. ¿De qué promoción eres?
-De la diecinueve, la misma promoción que tú.
-Pucha, sorry, yo…
-No te preocupes. Lo extraño hubiera sido que te acordaras. 
-Te juro que nunca te vi. ¿Con quiénes parabas?
-Con nadie. Yo, en el colegio, no existía.
Así son pues, las vidas torturadas de los poetas precoces. Ustedes saben: marginales, retraídos, antisociales, ligeramente emos desde mucho antes de que los emos existieran. 
Pero así como las sufridas minorías –los gordos, los cholos y las feas de la clase–  nos arrastrábamos entre las sombras rumiando el rencor inherente a los excluidos del sistema, existían también, por supuesto, los papirriquis y las ricas y apretaditas, los agarrados y las potoncitas, las atléticas, bronceadas, rutilantes luminarias de la farándula escolar. Y el máximo divo de aquella fauna, créanme, era el alumno Salvador Heresi.
Salvador Heresi y yo estudiamos bajo la misma disciplina castrense y castrante del mismo colegio clasemediero y parroquial de Jesus Mary. No exagero si les cuento que Heresi era el alumno más popular, la vedette más cotizada, el supremo figuretti del plantel. 
El típico chico maravilla que levanta la mano primero, el chuchan boy que siempre la lleva, el afanoso que siempre está ahí donde revienta el cohete. Salvador era, entre otras cosas, el brigadier general que marchaba adelante llevando la antorcha o el gallardete, el cantautor, el guitarrista y el animador dicharachero de todas las actuaciones, el galancete de barrio al que las hembrichis de cuarto invitaban todos los años a su pre-prom, el rezador oficial al que sacaban de la formación para dirigir el Dios, te salve, reina y madre de misericordia, el que llevaba más chiffones de naranja a la kermesse pro fondos de las misiones, el que vendía más talonarios de rifas de “Fe y Alegría” y también el imitador que –escabulléndose hasta el altavoz del regente del plantel– hacía escarnio del acento canadiense de los severos curitas que nos oprimían solo para que el pobre portero, don Alberto, viniera corriendo a la dirección por las puras alverjas. 
Hay algo irremediablemente pavo en los reencuentros de exalumnos y siempre me cuido de no ir para no tener que constatar lo destruidos que deben estar mis compañeritos. 
Mas cuando el reformatorio en cuestión cumplió sus bodas de oro sucumbí a la curiosidad. Total, la vida no me había tratado tan mal después de todo. Cuál no sería mi sorpresa cuando, en el momento de hacer mi ingreso al patio principal, escuché a la eufórica monja que animaba el evento exclamar: ¡Un fuerte aplauso para el sanantoniano más célebre y más ilustre de todos! Y cuando ya las lágrimas estaban a punto de nublarme la vista, Salvador Heresi se subió de un solo brinco al tabladillo y se puso a cantar Hey, Jude

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Un día como hoy, de 1971, John Lenon publicó su álbum más conocido y exitoso: "Imagine"



Autor: John Lennon
Productor: Phil Spector, Yoko Ono
Publicado: Octubre, 1971, Apple

John Lennon compuso ‘Imagine, su mayor regalo musical al mundo, una mañana de principios de 1971 en su habitación de Ascot, la propiedad que tenía en Tittenhurst, Inglaterra. Su mujer, Yoko Ono, le observó sentarse ante el gran piano blanco que tenían en casa (ahora famoso gracias a las películas y las fotografías de las sesiones de grabación del álbum Imagine) y terminar la canción: la serena melodía; esa irresistible figura de cuatro notas; y prácticamente la letra completa, veintidós versos que, en términos sencillos y de enorme belleza, hablan de la fe en la posibilidad de que un mundo unido por la imaginación y por un objetivo pueda cambiarse a sí mismo.
“No es que pensara: ‘Esto puede ser un himno”, dijo Ono recordando esa mañana años más tarde. “Imagine era lo que John creía, que todos somos un país, un mundo, una misma persona. Quería transmitir esa idea”.
La idea no era sólo suya: el arte de Ono también celebraba el poder de los sueños. El primer verso de Imagine (“Imagine There’s No Heaven” [Imagina que no hay cielo]) desciente directamente de un libro de Ono de 1964, Grapefruit (en el que decía “imagina un pez de colores nadando por el cielo”). Pero Lennon, como buen ex Beatle, era un experto en las imágines populares. Una vez admitió que Imagine era, prácticamente, El manifiesto comunista. Pero la belleza elemental de esta melodía, la calidez de su voz y el toque poético del coproductor Phil Spector enfatizaron la profunda humanidad de la canción.
Lennon sabía que había escrito algo especial. En una de sus últimas entrevistas declaró que Imagine era tan buena como cualquier canción que hubiera escrito con los Beatles. Nosotros sabemos que es aún mejor: un himno imperecedero que nos ha ayudado a superar momentos de gran dolor, desde el asesinato del propio Lennon en 1980 hasta el horror inombrable del 11-s. Es imposible imaginar un mundo sin Imagine. Y la necesitamos más de lo que nunca soñamos.


martes, 11 de agosto de 2015

Entrevista a Adrián Taverna, el mejor amigo de Cerati: “Jamás se barajó la eutanasia como una opción”

Estuvo con él durante 30 años, con él casi 2000 conciertos y con él en Venezuela, el día que quedó paralizado. Adrián Taverna, amigo íntimo y sonidista de Soda Stereo, habló en exclusiva con The Clinic, después de la muerte de Gustavo Cerati.

Gustavo Cerati 01

¿Cómo conociste a Cerati?
Me lo presentó Federico Moura, el cantante y líder de Virus, que después sería el productor del primer disco de Soda. Su casa quedaba a cinco cuadras de la mía. Nos comenzamos a juntar, a hablar de instrumentos y a escuchar música. Mucho punk y bandas de ska de los 70 y 80. Yo trabajaba con Virus, pero con el tiempo y por razones obvias me quedé con Soda y luego con Gustavo como solista.

¿Cómo era trabajar con él?
Siempre muy positivo, desde que empezamos. Siempre fue una persona que quería mejorar, tanto su sonido como la banda, era un estudioso. Era un músico completo, disfrutaba cada parte del proceso, desde la preparación del sonido hasta que se presentaba. Me incentivó permanentemente a experimentar con el audio, me dio muchas herramientas y posibilidades para hacer lo que quisiera. Fue una experiencia enorme.

¿Con él tenías un trato horizontal o era una autoridad?
Siempre fue de igual a igual, obviamente él era el líder de Soda Stereo, pero yo le sabía decir que no. Muchos se rendían ante su autoridad, pero nosotros hablábamos de todo, además de trabajar juntos durante 30 años. Éramos amigos.

¿Qué percepción tenía Cerati de sí mismo?
Es como empieza la letra de Fuerza Natural: “tengo todo por delante, nunca me sentí tan bien”. Es una declaración de principios de cómo él se sentía en ese momento. Llevábamos pocos shows presentando Fuerza Natural, él estaba con todo el entusiasmo. A nosotros nos encantaba estar de gira, siempre era un desafío ir a una ciudad nueva, hicimos amigos por todos lados, nos gustaba ver a esas personas. En treinta años hicimos casi dos mil shows juntos, 1500 con Soda y casi 500 con Gustavo.

De los 30 años juntos, ¿puedes destacar algún momento sobre los demás?
No, hubo muchos. La gira en que grabamos Ruido Blanco fue impresionante, estuvimos siete meses sin volver a la Argentina, después acá, cuando tocamos con Tear for Fears que llenamos el estadio. Podría seguir así y tendría cuatro momentos increíbles por semana.

¿Cómo era salir de fiesta con él?
Le gustaba salir, le gustaba la noche, ir a comer, a bailar, a escuchar música. Era una persona inquieta, le costaba mucho dormirse, sobre todo después de los shows o durante las giras, andaba de un lado para el otro. La verdad que el descanso no era una de sus prioridades.

¿Cuál era su relación con las drogas?
Obviamente una persona como él, una estrella de rock, siempre se la relaciona con una vida desordenada, con los excesos. Pero el único exceso que tuvo Gustavo fue el tabaco, que fue lo que le trajo las mayores complicaciones de salud, le produjo una trombosis cuatro años antes de su accidente cerebrovascular. Lo del abuso de las drogas corre más en el imaginario de la gente y de los periodistas que necesitan llevarlo todo a ese lugar: convertirlo en un tipo que consumía muchas drogas. Pero los que manejan información seria, saben que él tuvo una trombosis por culpa del cigarrillo, fumaba muchísimo. La gente que diga lo que quiera y lo que tenga ganas.

Tú estuviste con él en Caracas el día del accidente, ¿cómo fue?
Fue raro, inesperado, ahí supe lo que era un ACV –Accidente Cerebro Vascular–. Había sido el mejor concierto de la gira Fuerza Natural, Gustavo estaba muy contento, había salido perfecto, tocó y cantó muy bien. Después pasó lo que pasó.



¿Cómo fue para los más cercanos lidiar con un Cerati en coma?
Muy difícil, muy largo. Era una persona tan activa, inquieta y creativa. Buscaba cosas por todos lados. Verlo de esa manera era terrible. Lo único que tenía sentido era alimentar la esperanza de un milagro.

¿Tú siempre tuviste esa esperanza?
La verdad es que oscilaba. A veces sentía que podía ser, que podía despertar y otras veces no, era una sensación muy contradictoria.

¿Con qué frecuencia lo ibas a visitar?
Estuve con él desde que tuvo el accidente en Caracas hasta que lo trajeron a Buenos Aires, yo me devolví unos días antes, porque no entrábamos todos en el avión ambulancia. Me traje a Benito y a Lisa –los hijos–, fue una gran responsabilidad, pero sentía que lo tenía que hacer por mi amigo y por los chicos. Estuve con él mucho tiempo, lo visitaba todos los días. Después empecé a trabajar y se fueron espaciando más las visitas.

¿Cuándo fue la última vez que lo viste?
Hace diez días. Después me llamaron de varios medios hasta que entendí, estaba muerto y ahí. Ahora a ratos estoy triste, a ratos melancólico… a ratos me hundo.



UNA ELECCIÓN DIFÍCIL
¿Alguna vez se consideró la eutanasia como una opción?
Jamás se barajó esa posibilidad dentro del círculo íntimo ni en la familia ni los amigos de verdad, jamás. Una vez hubo un enojo, porque hace como un año se presentó un proyecto de ley sobre la eutanasia en el Congreso, y la gente pensaba que era algo relacionado con Gustavo. Pero por más que se hubiese aprobado la ley, no estaba en la cabeza de nadie hacer una cosa así, en ningún momento. Siempre se pensó en agotar hasta la última posibilidad.

¿Si hubiese dependido de él, qué crees que habría decidido?
Él hubiese querido despertar y volver a vivir. Luchó hasta el último instante que tuvo, no se habría desconectado.

Después de la desintegración de Soda hubo rencillas con Zeta Bosio y Charlie Alberti, los otros integrantes del grupo. ¿Qué pasó con ellos mientras Cerati estuvo hospitalizado?
Yo no los vi nunca. Zeta fue una vez y Charlie también fue una vez muy al principio, después no los vi más. A Zeta lo veo poco, no muy seguido, Charlie no está ni siquiera en el país.


¿Qué opinas de los tributos y homenajes que se están haciendo ahora?
Hay de todo. Hay gente que lo hace sinceramente, que siente la muerte de Gustavo y tiene esa manera de expresarse. Pero hay otros que son unos oportunistas, no entienden que es un momento triste y que hay gente cercana que está sufriendo. Yo sería un poco más cauto. Hay que entender que Gustavo fue un persona inmensa y que hay un antes y un después de él en la cultura, no solo musical.

Soda Stereo surgió en un momento en que la música tenía un foco político. ¿Cómo ves ese contraste?
La aparición de Soda coincidió con la llegada de la democracia en Argentina, fue uno de los primeros países que pudo liberarse de la dictadura. Gustavo le mostró, sobre todo a la juventud, que no había que estar con el ceño fruncido, sino que había un espacio para divertirse, para expresarse bailando y moviendo el cuerpo. Antes los recitales eran todos sentados, la gente no bailaba con la música. No se hace política solo hablando de fusiles y revolución. La canción “Dietético”, parece un tema trivial y frívolo, pero dice “el régimen se acabó”, había que haberla entendido 30 años antes.

¿Cuál es el legado musical de Cerati en América Latina?
Todas sus canciones, es una obra muy extensa. Encontró una forma de expresarse muy personal, muy particular. Supo llegar a diferentes países de Latinoamérica y de otras latitudes. A eso solo llega un artista con una capacidad y talentos no habituales.

jueves, 6 de agosto de 2015

Keith Richards afirma que el “Sgt. Pepper's” de los Beatles era una “basura”


El guitarrista de los Rolling Stones, Keith Richards, considera que el álbum de los Beatles "Sgt. Pepper's" era "un revoltijo de basura" y que a partir de mediados de los años 60 la banda de Liverpool no hizo sino dejarse llevar.

"Los Beatles sonaban enormes cuando eran los Beatles. No hay muchas raíces en esa música. Creo que se dejaron llevar. Cuando eres los Beatles en 1960 te dejas llevar, y olvidas lo que querías hacer", sostuvo Richards en una entrevista en la revista Esquire.

"Empiezas a hacer "Sgt. Pepper's". Alguna gente piensa que es un álbum genial, pero yo creo que es un revoltijo de basura, un poco como nuestro 'The Satanic Majesties'. Oh, si tú puedes hacer un montón de mierda, también nosotros", agregó en referencia a la batalla entre ambas bandas inglesas por el cetro del rock and roll.


"Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band" fue editado en junio de 1967, mientras que Their Satanic Majesties Request" fue publicado a finales de 1967.


Además, el guitarrista de los Stones aseguró que los Beatles no supieron mantenerse en el mundo del rock and roll.

Para Richards, de 71 años, "las chicas acabaron con esos chicos. Pararon de hacer giras en 1966, ya estaban acabados".

"Estaban listos para irse a la India y esas mierdas", recalcó.

Richards se encuentra actualmente promocionando su nuevo disco en solitario, "Crosseyed Heart", el primero en dos décadas.

El guitarrista responsable de "Satisfaction" subrayó que "hay algo sumamente poderoso en el blues en estado crudo".

"No hay una pieza de música popular que hayas escuchado que no haya sido influenciada en cierto modo por el blues. Creo que probablemente sea la forma musical original en el mundo", sostuvo a la vez que reiteró sus alabanzas a algunas de sus principales referencias como Chuck Berry, Jerry Lee Lewis o Little Richard.

martes, 7 de julio de 2015

¡Feliz cumpleaños Ringo Starr!


¡Feliz cumpleaños Ringo Starr!
La historia le tenía preparado un lugar especial como integrante de The Beatles. Y es que aunque no fue de los miembros fundadoreses considerado como uno de los mejores bateristas de todos los tiempos. Ringo Starr celebra hoy 75 años de edad y de ser uno de los músicos más influyentes del Siglo XX.
Nacido el 7 de julio de 1940 en Liverpool, Inglaterra bajo el nombre real de Richard Starkey Jr., inició en el camino musical desde niño. Hospitalizado por una enfermedad, pasó varios días sin poder hacer otra cosa más que esperar que pudiera recuperarse, hasta que recibió clases de tambor para que se entretuviera en algo. Milagrosamente pudo estabilizarse y entonces decidió tomar tocar la batería.
Starr fue el baterista de Eddie Clayton, Tony Sheridan, estuvo con The Darktown Skiffle Group, destacó con Rory Storm & The Hurricanes y finalmente se consagró con The Beatles, a quienes se unió oficialmente en el año de 1962 tras sustituir a Pete Best.


Al integrarse al Cuarteto de Liverpool, su vida cambió completamente, pues los discos, las giras y los beneficios de esto lo llevaron al estrellato, a pesar de que siempre se le consideró como el Beatle menos interesante.
Ringo Starr está considerado como uno de los mejores bateristas en la historia del Rock y su legado llevó a que la batería se viera como un instrumento fundamental y que también podía aportar para la composición clave de una canción.
A la par, Ringo se destacó como cantante de The Beatles, a pesar de que no era el principal, sí logró interpretar grandes clásicos como 'With A Little Help From My Friends' y 'Yellow Submarine'.


Después de la separación de The Beatles en el año de 1970, Ringo Starr decidió embarcarse en una aventura en solitario, obteniendo éxito mundial con su disco 'Ringo' de 1973, así como por convertirse en actor (participa en la película 'El Cavernícola' de 1981); sin embargo, decidió formar su propia agrupación para salir de gira cada año.
Es así que en 1989 decide crear Ringo Starr & His All-Starr Band, en la que destaca que los integrantes se unen de forma rotatoria, con los que ha interpretado temas propios y de su época en The Beatles.
En este 2015 fue enaltecido al Salón de la Fama del Rock & Roll, convirtiéndose en el último Beatle en lograrlo, demostrando una vez más su calidad y su trascendencia para la cultura musical.



¡Celebremos los 75 años de Ringo Starr con su éxito 'With A Little Help From My Friends'!




jueves, 26 de marzo de 2015

Cuantos medios levantaron la de WikiLeaks y Paul McCartney?

¡PAUL ESTÁ MUERTO!

LA HISTORIA DEL HOAX MÁS FAMOSO DEL ROCK AND ROLL



La leyenda urbana se "confirmó" hace unos días y la noticia se hizo viral: ¡Paul estaba muerto! Estaba confirmadísimo que el ex beatle nos había engañado a todos. ¿Te creíste eso de que vino dos veces? Pobre ingenuo. Lo dijeron los medios: un cable de Wikileaks había develado, con todo y parte policial por si las dudas, que Macca había muerto a mediados de los sesenta. Solo había un problema, la información de la que todos se habían colgado provenía de un portal de dudosa procedencia: Music News Television. ¿Alguien se tomó la molestia de entrar a Wikileaks y corroborar? Lo más probable es que nadie lo haya hecho, de lo contrario se hubieran dado con la realidad. No existe ningún cable en Wikileaks relacionado a Paul McCartney y la confirmación de su muerte. Compruébelo usted mismo. Sin embargo, algunos medios como RPP y Diario16, haciendo gala de la rigurosidad del copy paste nos soltaron la bomba tal cual. Aprovechando la coyuntura y por si todavía te quedan algunas dudas, te contamos cómo así se originó el mito y por qué es que hasta el día de hoy, 46 años después de divulgado, muchos incautos siguen cayendo en lo mismo.

 “Si estuviera muerto, seguro que sería la última persona en enterarme”, es una de las frases más famosas de Paul y que contribuyó ampliamente a que el rumor de su muerte tomara un viaje sin retorno. ¿Cómo nació? ¿Quién fue el primero en divulgarlo? En realidad el mito se hizo popular recién en 1969 cuando un artículo universitario proporcionó información sobre las “pistas” ocultas en la discografía beatle. Eso ocurrió tres años después del supuesto accidente en el que murió Paul, suceso que debió haber ocurrido un 9 de noviembre de 1966. La leyenda dice que Paul iba manejando a toda velocidad hasta que se estrelló y falleció. Lo siguiente que sabemos es que los miembros todavía vivos de la agrupación y el manager, trataron de ocultar las evidencias para no mermar la carrera del grupo.

Sin embargo, la Biblia de los Beatles (sí, claro que tienen una Biblia) dice que ese accidente nunca ocurrió ya que entre el 6 y el 19 de noviembre de 1966 Paul y su novia Jane Asher estaban de vacaciones viajando por Francia y Kenia.  Sin embargo, sí ocurrieron una serie de accidentes a destiempo que contribuyeron al mito. En diciembre de 1965 McCartney se estrelló con su motocicleta, lo que le provocó un diente astillado y una cicatriz en el labio. Además, el 7 de enero del 67 el Mini Cooper de Paul sufrió un accidente mientras iba siendo manejado por Mohammed Hadjij, un estudiante marroquí. Pero McCartney no iba en el vehículo y nadie falleció.

paul-is-dead-1

Pero como te adelantábamos en el primer párrafo, la conspiranoia no se presentó sino hasta que se publicó el artículo titulado: “¿El beatle, Paul McCartney, está muerto?”, que apareció en el periódico de la Drake University de Iowa. El texto señalaba que varias fotos y letras daban cuenta de lo que había ocurrido con Paul. Así, señala por ejemplo “la mano misteriosa” que se ve encima de Paul en la portada del Sargento Pimienta, un “símbolo antiguo de la muerte utilizado por griegos e indios americanos”, o el bajo de Paul “yaciendo en la tumba, a los pies de los Beatles”. Además de hacer notar otras “evidencias” en los álbumes Magical Mystery Tour y The White Album, Tim Harper (el autor) describe la prueba más popularizada para denunciar la muerte de Paul: el hecho de que si se escuchaba Revolution 9 al revés (The White Album – 1968), según él se podía escuchar “turn me on, dead man” (excítame, hombre muerto).

El artículo se presta para la suspicacia, pues pudo haber sido escrito a modo de broma y quizás el autor nunca tuvo la intención de crear un hoax mundial, pero lo hizo. Tiempo después un chico llamó a la estación de radio de Detroit  WKNR y divulgó la teoría de Harper. El mito se había vuelto famoso y poco después apareció un artículo en The Michigan Daily titulado: “McCartney muerto, nueva evidencia a la luz”, escrito por Fred LaBour, quien agregó más pruebas inventadas con una clara intención de burla. De hecho, el mismo LaBour apunta en su texto que esta historia es “uno de los más grandes hoax de todos los tiempos”. Y la Biblia de los Beatles dice sobre este episodio: "aunque claramente se inició como una broma, tuvo un impacto mucho más grande que lo que el escritor y su editor habían esperado". A continuación, el párrafo con la referencia a la muerte de Paul más famosa de todas:

"En la portada (del Abbey Road) está John, vestido de blanco como representando a un Dios antropomorfo, seguido por Ringo, como el responsable de la funeraria, seguido por Paul, el que ha resucitado, descalzo con un cigarro en la mano derecha, seguido de George, el cavador de tumbas". 

paul-is-dead-hoax

Dos estaciones más divulgaron la noticia en octubre del 69. La primera se dio en la estación WABC-AM y durante el programa se repiten las pistas recicladas que hemos venido mencionando. (Puedes escuchar el programa aquí y aquí). Y la segunda transmisión fue bastante a lo Orson Welles y la puedes escuchar aquí. Se trató de una producción dramática creada alrededor de la muerte de Paul y contada como si fuera una noticia real, aunque en realidad se trató de un truco publicitario porque fue transmitido la noche de Halloween de 1969. Para este momento la noticia había corrido por el mundo y ya muchos estaban seguros de que el beatle había muerto.

Y así se fue originando el mimetismo mediático. Ese fenómeno que surge cuando un medio de comunicación le da importancia a un tema y el resto sigue cubriendo la noticia hasta que todo se convierte en una bola de nieve gigante. Tanto así creció esta bola que 46 años después todavía hay medios que siguen creyendo en la leyenda y páginas enteras que se dedican a recopilar los indicios de la muerte del bajista. La verdad es que con unos cuantos estupefacientes cualquier disco que escuches al revés puede decir lo que sea que tu imaginación dicte. Fiel al estilo de los cuatro de Liverpool.